Envianos un SMS

Envianos un SMS

El nuevo Boeing 747-8 estrena turbina de General Electric

La turbina, que fue presentada en el Show del Aire en Paris en 2009. Es una turbina silenciosa y menos contaminante. Reduce entre un 60% y un 90% las emisiones de gases exigidos por las regulaciones de la industria aeronáutica.
Recientemente, las turbinas GEnX impulsaron el vuelo inaugural del nuevo avión de Boeing 747-8 en Washington EE.UU., el esperado avión de carga de la compañía norteamericana que espera convertirse en el principal frente de batalla para competirle al gigante A380, de Airbus.
“El vuelo de estas turbinas en el nuevo avión de Boeing es la culminación de un proceso de 5 años de diseño, desarrollo y evaluación en General Electric”, afirmó Tom Brisken, Gerente General del programa GEnX. “GE se encuentra muy emocionada en ser parte del cronograma de vuelos de 747-8, que permitirá demostrar los grandes avances y nuevas capacidades aeronáuticas de este avión”, concluyó Brisk.
La innovadora GEnX es la turbina que más rápido se ha vendido en la historia de la compañía, con más de 1.300 pedidos en espera desde su lanzamiento en 2009, órdenes de compra que representan más de US$8 billones en transacciones. Éste es el resultado del programa Ecomagination, la iniciativa más ambiciosa de GE para desarrollar tecnologías costo-eficientes que mejoren el desempeño operativo y el impacto medio ambiental de empresas y consumidores.
En el caso del Boeing 747-8, el avión comercial más grande que ha producido la compañía aeronáutica de Chicago, fueron cuatro las turbinas modelo GEnX-2B que impulsaron su primer vuelo, el cual duró un poco más de 4 horas y que se realizó en el estado de Washington, EE.UU.
Las turbinas formarán parte de las 76 órdenes de compra de la versión de carga del 747-8, que esperan ser entregadas para finales de 2010, sin contar las 32 que ya hay para la variante de pasajeros, los cuales se entregarán a finales de 2011 y de las que la aerolínea Lufthansa, con 20 pedidos, es su principal comprador.
Según pruebas de General Electric, la turbina permite ahorrarle a un avión un 13% del combustible utilizado, lo que al año equivaldría a un ahorro de 2 millones de dólares. Esto implica también un 13% menos de emisiones de CO2. Así mismo, gracias a nuevas tecnologías de combustión, entre 60% y 95% de los niveles habituales de emisión de gases no son liberados (entre ellos el óxido de nitrógeno noX) y el ruido que produce es 30% menos que aquel generado por su modelo antecesor, convirtiéndose en la turbina más silenciosa del mercado.
Finalmente, gracias a innovaciones en diseño aerodinámico como la fibra de carbón de la que son hechas sus aspas, las turbinas son mucho más livianas, cuentan con un 30% menos de piezas y por ende le permiten a un avión estar más tiempo en el aire mientras sus costos de mantenimiento permanecen constantes.
Desde su lanzamiento en 2009, luego de 5 años desde que comenzó su proceso de diseño y producción en los laboratorios de GE Aviation, Brisken ha enfatizado que las turbinas establecerán un nuevo nivel de eficiencia, economía e impacto con el medio ambiente en la industria aeronáutica.

No hay comentarios:

NOTA NICOLAS KASANZEW EN PARANÁ

10mo Encuentro Nacional de Aeromodelismo - San Justo, Santa Fe

Eduardo Collaud, 60 años de aeromodelista

TORNEO CENTRO DE LA REPUBLICA AEROMODELISMO INTERIORES

INFORME AEROLINEAS ARGENTINAS VOLVIO A ATERRIZAR EN PARANÁ

SIMULADOR HOMOLOGADO EN PARANÁ